viernes, 9 de agosto de 2013

El camino de la Vida





De todos es sabido que la Vida es una carrera sin vuelta atrás. No hay desvíos que nos hagan desandar el camino recorrido. Inicias la marcha con tu vehículo recién estrenado. Poco a poco, le vas añadiendo extras; unas ruedas más potentes, un motor renovado, nuevos faros que te indiquen el camino más nitidamente. Y así, vas recargando el depósito, maqueando tu vehículo . Lo cuidas, embelleces y te sientes orgulloso de el.

Con el tiempo entras en una autopista de muchos carriles y, te das cuenta de que otro vehículo se acerca a ti y decide hacer el camino a tu lado. Es mucho más grande y potente que el tuyo; lo ves hermoso y seguro. Te alegras de poder recorrer el camino junto a Él.

Llega un día en que ese compañero de viaje, por causas del destino, empieza a tener averías. No hay problema, en la carretera hay buenos talleres y profesionales que lo dejan como nuevo y volvéis a retomar la marcha.

Al poco observas que le siguen fallando piezas. No os desanimáis. Llevas un fuerte cable en tu maletero, lo enganchas y arrastras de su vehículo. La marcha es fluída, más lenta que al principio pero, igual de hermosa. Suave y pausadamente gozáis de ese viaje sin un fin previsto, tan solo lo disfrutáis.

De pronto surge un imprevisto. Una de sus ruedas pincha, no hay repuestos, los agotaste todos. Imposible volver atrás en busca de uno. No hay marcha atrás. Tú no te aminoras por eso, decides enganchar otro cable más robusto y arrastrar de  tu compañero, no quieres dejarlo atrás. Es mucho el tiempo que lleváis juntos y, por nada del mundo lo vas a abandonar….Y tiras…y tiras… y arrastras de Él todo lo fuertemente que puedes. Sientes que tus fuerzas te flaquean, apenas te queda combustible para seguir la ruta. Te pide que lo abandones…¡No, eso nunca!

Te detienes a descansar un instante, piensas en todo lo andado, miras hacia adelante, miras a tu compañero. Su máquina está muy deteriorada, te sientes hundido, no sabes por cuanto tiempo vas a aguantar. Entonces, decides buscar una gasolinera donde te abastezcan de un combustible más potente, que te dé fuerzas para seguir la marcha y tirar de tu compañero. Por nada del mundo quieres dejarlo. Aún sin la rueda podéis caminar, eres lo suficiente fuerte para acompañarlo hasta el final de sus días.


¡¡Una gasolinera, por favor!!

domingo, 26 de mayo de 2013

De Mayo a Octubre









Me gusta pasear, recrearme con el paisaje y el paisanaje. Hay un lugar en la costa con un inmenso paseo al que acudo a menudo, sintiendo la brisa del mar y el calor del sol de invierno, siempre se agradece. 
Hacía un mes que no iba, ayer tarde decidí hacerlo; para mi sorpresa, el idílico lugar ha sido tomado por "guiris" y demás gentes que deciden pasar sus vacaciones en el.

Estampa típica de todos los años: Los comerciantes sacan sus productos a la puerta del negocio; ropa, juguetitos, cosas típicas y para el baño en la playa. Lo mismo en los bares, sus cartas de comidas y bebidas. Miles de olores se mezclan mientras camino, un sinfín de variedades olfativas. Abuelitos en grupo admirando asombrados a las jovencitas despechugadas ¿Qué se pondrán en agosto?..por que lo que es quitarse, poco les queda. Parejas jóvenes con sus retoños ...¡Manolo...no ves que se escapa el niño!

Más adelante una pareja de unos cuarenta años discute muy discretamente; se les ve con clase, hasta para discutir la tenían. Ella iba rezagada...él, sigue caminando; al momento se escucha un chillido, la mujer tropieza con un bordillo y cae; el marido presuroso la abraza, la pone en pie calmándola, ella se queja..el la consuela y sonríen . Desde ese instante no queda nada de la discusión...sigo mis pasos aliviada por el final feliz.

En una esquina se oyen gritos, cánticos y discusiones...¡Ya llegaron los conquistadores del lugar! Jóvenes ingleses con sus banderas en el interior de un pub inglés con un escándalo que  duraría hasta dios sabe que horas...pobres vecinos. En ese preciso instante me despido del lugar hasta el mes de Octubre.

Cada verano regresa la marabunta, yo no quiero estar para presenciarlo



sábado, 4 de mayo de 2013

Dedicado a todas las madres.

Crónica de un parto


a15



En el interior:

Aquel habitáculo no era muy cómodo que digamos. Se estaba a gusto  pero, era muy estrecho. Literalmente ya no tenían sitio y se encontraban muy incómodas.
_ No me des más patadas que me tienes la espalda molida.
_ Pues cambia de postura, que yo no me puedo mover.
_¿Como quieres que cambie, esto está muy estrecho.
_ Pues ya sabes…abre la puerta y “pa fuera”
_Se abre desde fuera y tú lo sabes. Voy a intentar asomarme, he visto que se abre poco a poco y veo luz.....ayúdame…tú empújame a ver si puedo salir.
_Vale. Pero poco puedo hacer sin poder moverme mucho.
_¡¡juer¡¡ qué estrecho está esto¡¡¡…casi no me cabe la cabeza y no veas las voces que se oyen …hay un escándalo tremendo. Si no fuera porque ya no cabemos aquí, no salía. Me da hasta miedo.
_Venga, quejica, empuja y sal de una vez.


En el exterior:

¡¡Empuja¡¡..empuja un poco más, ya asoma la cabeza..venga chica, que lo haces muy bien …eso es, así …así…
Al instante sintió una sensación se alivio y dolor a la vez que salía de su interior aquella pequeña criatura que al momento empezó a llorar con todas sus fuerzas.
_Es una niña_ dijo el médico. Ahora otro esfuerzo, ha de salir la otra y esta viene de pié.


En el interior:
_Menos mal que salió. Ahora estoy mucho más ancha y a gusto
 _ ¿Pero, qué pasa aquí?-
_ Me están estirando de los pies hacia fuera. No quiero salir, hay mucho ruido y la luz me ciega…¡¡No¡¡¡…¡¡No¡¡¡…
En cinco minutos se volvió a escuchar otro llanto igual que el anterior. Las dos hermanas habían salido a la luz.

domingo, 24 de marzo de 2013

Cuento I


El frío llegó de pronto. Invadió la ciudad y se colaba por las rendijas de la casa. Sólo había una  estufa de leña para calentar todo el edificio. Era una casa antigua, de aspecto victoriano. El hombre se afanaba echando leña a la estufa. Vestía pantalones de pana y camisa blanca. Cuando salía de casa se ponía una chaqueta prestada para tapar los remiendos de la camisa.  En las manos tenía manchas de tinta, la señal del escritor.
En la habitación se amontonaban papeles y libros por todas partes, por el suelo y  encima de todos y cada uno de los muebles.
Una vez que consiguió que en la habitación hubiera una temperatura que disimulara un poco el frío se sentó a escribirle cartas a los editores, como hacía todos los días desde hacía años. Después de terminar con las cartas empezaba a escribir sus relatos.
Suena el timbre, el cartero. Con otra carta rechazando sus escritos. "Escribe algo que guste", le decía su amigo, con el que se reunía todas las noches en el pub del barrio, "Algo romántico, con final feliz, no esos poemas y relatos tan tristes". Pero él se empeñaba en seguir cantándole a la luna poemas y relatos de desamor y melancolía...

miércoles, 20 de marzo de 2013

La decisión final. (Final)









Miró al cielo y en ese mismo instante escuchó encadenadas al viento unas palabras. Le hablaba el gran espíritu Manitow. Le apremiaba a seguir, se encontraba cerca del lugar donde él se hallaba. Una gran fuerza le envolvió alzándola, sintió sus pies ligeros, asombrada, sin dar crédito a lo que sentía su cuerpo recogió su escaso equipaje y se dispuso a reanudar el camino. Le sentía muy cerca….le pareció escuchar su voz pidiéndole auxilio. Como una gacela corría, saltaba, trotaba, sus piernas ligeras como plumas la llevaban en voladas.
Apareció ante sus ojos y sin esperarlo, su corazón no le cabía en el pecho, sintió que perdía el conocimiento, que sus fuerzas le abandonaban. Quiso gritar su nombre mas no pudo, un nudo atenazaba su garganta. Estuvo durante unos minutos contemplándolo, escudriñando su espalda milímetro a milímetro, su larga cabellera negra le había crecido considerablemente quiso disfrutar del momento imaginando su rostro, sus ojos, incluso creyó escuchar su voz envuelta en el viento.
El no la oyó llegar, no podía, estaba muerto. Su corazón no pudo aguantar el desengaño, la desidia del hombre blanco, el sufrimiento de haber dejado a su hermana sabiendo la preocupación de ella. Su orgullo le impidió volver a su pueblo, a su tribu, a su hogar. Solo y en silencio murió unas horas antes de que ella llegara a su lado, apoyado sobre un viejo roble.

Al darse cuenta de que estaba sin vida, su mente y su corazón sufrieron una amalgama de sentimientos reprimidos tanto tiempo, que todos juntos fluyeron como si de un volcán en erupción se tratara, acometiéndole una gran embestida en su pecho, ahogándola, dejándola sin respiración y sin aliento.
Y allí, abrazada al cuerpo sin vida de Petirrojo cantarín, exhaló su último aliento Sombra de Luna Menguante.

Los encontraron al cabo de unas lunas y allí mismo dieron sepultura a sus cuerpos, nadie se atrevió a separarlos. Se fundieron en uno solo con la Madre Tierra.
Un bello paisaje, la naturaleza exuberante, la humanidad caminando.
FIN.

La decisión final. (capítulo 3)



Walpaper de Luís Royo


Quiso ir en su busca, quiso morir en el momento en que entendió que lo perdía, que no debía querer a nadie, que no era merecedora de cariño alguno. Se endureció, a partir de ese día. La coraza de hierro se la colocó aún sin venirle bien, le quedaba grande, no era para ella, a pesar de ello la llevó.
Cogió lo necesario para el viaje que iba a emprender y marchó con un rumbo fijo en su mente. Su destino era la montaña sagrada donde habitaba el espíritu del gran Manitow. Su deseo, morir para vivir en paz. Estaba segura que en la otra vida la encontraría. Solo allí su dolorido corazón hallaría el descanso deseado.
Durante muchas lunas viajó Sombra de Luna Menguante. Recorrió montes y valles, cruzó ríos lastimándose los pies con los guijarros de sus orillas. El frió en las noches fue su eterno acompañante; durante el día el sol daba calor a su malherido y maltrecho cuerpo. Nada impidió su caminar constante en busca de su querido hermano Petirrojo Cantarín. Un atisbo de esperanza le señalaba el camino hacia el lugar donde encontraría su cuerpo.
En su viaje se acompañó del silencio de la pradera, escuchó el chillido del águila que volaba libre sobre la llanura. En la noche se dejó cobijar por el aullido del lobo mientras la Luna ascendía majestuosamente mostrándose plena en total belleza arropada por un manto de estrellas y luceros.
Amaneció gris la mañana. Los nubarrones negros amenazaban con desatar su furia. Buscó un techo donde no lo había. Sin saber cuando, ni en qué instante, de repente un torrente de lágrimas salinas, heladas, la cubrieron, se congelaban al posarse en su cuerpo. Los copos seguían cayendo conservando su triste aroma a desgracia y desamparo. Cayó al suelo exhausta, no pudo levantarse, su cuerpo no le respondía, laso, aterido, dolorido por tantas noches al raso, en el suelo, sin más abrigo que una malgastada piel de oso que él cazó y curtió para ella. Lloró al verse impotente, no podía ceder al dolor, no debía, su meta era encontrarle y poder descansar en paz consigo misma.
Miró al cielo y en ese mismo instante escuchó encadenadas al viento unas palabras....
Conctinuará.....

sábado, 16 de marzo de 2013

Niebla en el arrozal



Mis pies me llevan a lo largo de la línea sinuosa del arrozal, a lo largo de una pista. Camino despacio, sintiendo el aire frío de la mañana en la cara. Es la clase de frío que te hace pensar en un cuchillo rasgándote la piel...el tipo de frío que se cuela en la ropa y te corta la respiración. Ahora me gusta la sensación que produce, puesto que hace que me despierte, me despeja la mente y los sentidos. De pronto soy consciente de todo lo que me rodea: el ruido de la carretera cercana, el graznar de un cuervo que se posa brevemente al borde del arrozal. Me mira de forma insolente. Tras una pausa en la que decide que solo soy un elemento más de este paisaje reanuda su vuelo sin destino y sin sentido.
Caminando por la pista encuentro una casa abandonada. La soledad del paraje hace que sienta tristeza. ¿Dónde habrán ido los antiguos habitantes de la casa? Durante algunos minutos me quedo varada al borde del camino, haciéndome preguntas estúpidas sin respuesta sobre el paso del tiempo. Finalmente opto por capturar la imagen. Quizás por que siento que al apretar el obturador de mi cámara puedo rescatar del olvido la felicidad pasada del lugar.

miércoles, 13 de marzo de 2013

La decisión final. Capítulo 2





Cuidaba de su hermano como la mejor madre de la tribu lo hacía con sus hijos. Pasó el tiempo y él hizo nuevas amistades. Ella lo sentía feliz y eso le agradaba, quería que tuviera lo que en su vida le faltó, fue dándole libertad para hacer y deshacer, tenía que forjarse en un gran guerrero, no siempre lo iba a tener pegado a sus faldas.
Los guerreros debían de salir a cazar para sustentar las familias. El animal del que los indios obtenían la mayor parte de sus recursos, no sólo alimenticios, sino también para la confección de vestidos y herramientas era el bisonte (Tatanka en alguna de sus lenguas)
Las tribus perseguían las manadas a lo largo de un ciclo que se repetía cada año: hacia el oeste y el norte en primavera y de regreso al sur y al este antes de la llegada de los fríos invernales. Junto al bisonte, el oso, ciervo, aves y demás animales del bosque, así como la recogida de algunos frutos o la pesca de los ríos completaban la dieta habitual.

Fueron tiempos de cosechas dulces, el amor fraternal los unía en una armonía inusual.
Poco a poco se fueron distanciando, Petirrojo iba y venía de correrías, cacerías y se codeaba con el hombre blanco. La sombra de la duda vino a visitar a Sombra de Luna Menguante, se percibió del peligro que ello le reportaría y así se lo hizo saber. Le reprochaba en ocasiones que la tuviera abandonada, ella que tanto le entregó, se sacrificó por estar a su lado, dejó de tener otras amistades sólo por cuidar de él.

Tarde se dio cuenta de que no había hecho lo correcto, la dureza del corazón de su hermano le hizo entender que no debía quererle tanto. La vida no giraba en torno al amor como ella pensaba. El conocer el mundo del hombre blanco cambió sus expectativas hacia la nueva vida que se le abría ante sus ojos. Tenía otros alicientes y horizontes nuevos a los que él se dirigía, el llevarla a ella de compañía no entraba en sus planes futuros.
Amaneció un día en que él no estaba a su lado. Lo buscó por toda la aldea, siempre le decía donde iba, nunca le había fallado. No se explicaba el por qué de su ausencia.
- No lo busques más Sombra de Luna Menguante, tu hermano salió de caza y fatalmente fue atacado por un bisonte muriendo en el acto.
El dolor le retorció el corazón, estallando en un llanto inconsolable. Lo más querido de su vida se lo robaron. Le invadió una gran tristeza. Buscó su cadáver para darle sepultura en la loma de los espíritus.

-No sigas, ya lo enterraron los guerreros que le acompañaban.
Nadie le supo decir el lugar exacto donde descansaban sus restos. Murmuraban por la aldea que no murió, se marchó por no estar con ella, le agobiaba su forma de protegerlo, demasiada entrega por parte de ella. El no se dejaba querer ni por ella ni por nadie.
Continuará.....

domingo, 10 de marzo de 2013

La decisión final. Capítulo 1






Paseando por la vida dos almas hermanas se encuentran. Desgracias a cuestas llevan desde niños. El desamor, la desidia y el olvido por parte de los que les acompañaron a lo largo de sus vidas les marcaron el carácter. El se convirtió en un ser duro, de sentimientos puros y faltos de cariño fraternal, ello fue el detonante para que se propusiera no querer a nadie y no dejarse amar. Un escudo de frialdad le envolvía el corazón. Lo endureció al máximo.
Ella llevó una vida similar. Su entorno carecía de amor y cariño hacia su persona, nunca tuvo un abrazo, un beso, una muestra de cariño, una frase de aceptación. Toda su vida la vivió sin poder saborear esos sentimientos.
Vivían rodeados de Naturaleza viva, entre llanuras y montañas. Un mar de color ocre se extendía ante sus ojos. Aquel hermoso lugar abarcaba desde el Río Saskatchewan a la región de Alberta en Canadá hasta Río Grande, la frontera de Méjico, en el sur. Al este, el límite lo marcaría el valle del Mississipi, mientras que al oeste alcanzaría las primeras estribaciones de las Montañas Rocosas.
Su gran extensión y la diversidad de climas y regímenes de lluvias propician la alternancia de zonas áridas (gran parte de Dakota del Sur,) en contraposición a grandes extensiones boscosas de Missouri. El maravilloso entorno se asemejaba al paraíso, se diría que era el mismísimo lugar sagrado donde la Madre Naturaleza inició su vida.
En un pequeño valle una comunidad de indios tenía su asentamiento, una tribu Kiowa. Guerreros indios con un espíritu solitario, duros de corazón pero sensibles de sentimientos.
Se cruzaron en la aldea donde habitaban. Se miraban, se adoraban mutuamente. Llegó el día en que él se decidió a hablarle, le hizo saber lo que le apreciaba, le regalaba palabras de cariño, de admiración, la quería como a una hermana, aunque en el fondo de su corazón algo le dijera que no debía de ser así, el amor no debía de entrar en su corazón.
Ella sintió al fin, que era importante para alguien. Se entregó con los cinco sentidos, no quería perder lo que tanto había ansiado. Decidió adoptarlo como un hermano muy querido.
Petirrojo Cantarín se llamaba él. Sombra de Luna Menguante, era el nombre de ella.
Continuará....

jueves, 7 de febrero de 2013

Shibam, una descripción imaginaria



Algunos dicen que la legendaria ciudad de Shibam es una ilusión, un espejismo visto por exploradores enloquecidos, una alucinación.
A primera vista, en verdad parece un espejismo, una ciudad de cuento. Sus colores azul y blanco contrastan con el dorado del desierto. La puerta de la ciudad es de bronce bruñido. Por ella no pueden pasar la muerte ni los incendios, las hambrunas ni las desdichas, las enfermedades, el frío penetrante, la angustia ni la locura. La puerta está protegida por el hechizo de un haddah.
El gran mercado de la ciudad está compuesto por una serie de puestos multicolores y pabellones con anchas rayas que se extienden más de un kilómetro a la redonda. En ellos, mercaderes de todo el mundo negocian y conviven con absoluta normalidad.
En el mercado se comercia con productos de todo el mundo: especias, sedas, marfil, incienso...También hay extraños objetos de oro y  plata, además de pequeños y delicados frascos de cristal soplado para esencias.
Adentrándose más en la ciudad hay edificios construidos con mármoles blancos y azules, con amplios patios interiores. En ellos crecem árboles frutales y hay hermosas fuentes que alegran las casas con el sonido de su melodioso fluir.
Los hogares de la ciudad de Shibam son cómodos y alegres. Por la noche, los amigos se reúnen en los grandes salones para beber vino dulce y escuchar música. Los suelos están cubiertos de cojines y el aire veraniego penetra por los grandes ventanales trayendo consigo los aromas de la ciudad.
Shibam está salpicada aquí y allá por los templos construidos en honor a dioses pertenecientes a todas partes del mundo. Jamás hay disputas, porque en aquella ciudad reina la paz absoluta. Hay en esta un gran jardín donde toda clase de animales conviven. Allí los habitantes de Shibam van a pasarlo bien, a pasear y a descansar.
Aquí termina mi descripción de la gran ciudad de Shibam, donde reina la paz: los hombres no necesitan las armas más que como pasatiempo y todos son tratados por igual. 
¿Dónde está esta maravillosa ciudad?, dirán algunos. Está allí arriba o a nuestro alrededor, más allá del precipicio sin fondo, del río del Silencio, del abismo donde van nuestras almas cuando no nos queda qué hacer en este mundo. Pasadas las negras murallas de la muerte está la maravillosa ciudad de Shibam

martes, 5 de febrero de 2013

Las vecinas (un poco de humor no viene mal)






¡¡¡Agustina!!!

Una voz enredada entre el sonido de la música y el taconeo de unos zapatos, lucha por hacerse oír en el patio de la gran vivienda.
_ ¿Qué pasa Remedios?
_La vecina del quinto, que nos va a volver locos con tanto cante y baile. Lleva unos días como loca.
_Pero, ¿no le dijo el médico que acabaría en una silla de ruedas?
_Sí, estaba muy malita. No sé que coño le ha sucedido, pero esto es una locura..
_La loca ella que canta algo de no se qué conjuro. "Pa"mi que se ha "encomendao" al diablo.
_ ¿Tú crees?
_ ¿Pero no ves los saltos que pega?....... se nos va a caer la casa encima,
_Yo creo que se ha “endrogao”, hace unos días que no podía ni dar un paso, se quejaba de unos dolores infernales y mira tú…. que parece una jovencita de cómo se menea.
_ Remedios…aquí hay gato encerrado. Yo no “ma guanto”…vamos a preguntarle.
_¿Quieres decir....y si se lo toma a mal?

Y allá que van las dos vecinas a meterse donde no las llaman.

_¡¡¡Niña!!!...¿ que coño te pasa "pa" que pegues tantos gritos y tengas este sarao “montao” como si fuera la feria?
_ Vaya…ya están aquí las alcahuetas del vecindario…no os interesa para nada lo que a mi me pasa, así que ya lo sabéis...¡¡¡ puerta y aire que hace calor!!!

Las dos vecinas salieron de allí desgranando improperios por sus bocas.

_ La madre que la parió, que malos humos gasta la “joia”.
_Remedios, que nos quedamos sin saber que es lo que le pasa a la vecina.
_Agustina, este patio ya no es lo que era, ya no se entera una de na…de na , que penita más grande ¡¡Diosss mío!…la culpa de todo esto la tiene el cambio climático ese.
_ Y que lo digas, Remedios…y que lo digas, no somos “naide”

sábado, 19 de enero de 2013

El río de la Vida





4 Caminantes, paso a paso,
sin descanso y sin premura,
van buscando su destino,
van buscando su vida.
Oyen el murmullo del agua,
mas no ven el cauce que la conduce
hacia la gran cascada
desde donde nace
El Río de la Vida.

Sus pasos les adentran
en el espeso bosque.
solo se escucha el canto
de los pajarillos,
el crujir de las hojas secas
al pisarlas firmemente

En el cielo una nube
deja una estela blanca
como señal indicadora.
Hacia donde dirigirse.
ya están muy cerca.
el olor a tierra húmeda
impregna sus fosas nasales
hongos, musgo, humedad,
signos de que el río cercano está.

De pronto ante sus ojos,
como si de una ilusión se tratase
aparece, inmenso, ensoñador,
aquel rincón tan buscado y deseado.
Una enorme roca está ante sus ojos,
de ella mana un agua limpia ,
fresca y cristalina.
En ella van sus deseos,
sueños e ilusiones.

Los caminantes ante tan grata visión
quedan maravillados,
petrificados, hipnotizados.
No dejan de mirar el agua
que les dará fortuna y bienestar
para el resto de sus días.

Toman la necesaria y se alejan del lugar
detrás de ellos, algún día
otros la buscarán.

Es el agua del Río de la Vida


Wersi

jueves, 10 de enero de 2013

Y a su barco le llamó Libertad.







Tan solo un pequeño bolso como único equipaje le esperaba en el suelo del pequeño recibidor de aquella casa en la que había vivido tantas emociones y desengaños a la vez. No necesitaba nada más, llegó al lugar vacía, y sin carga marchaba.
El día de su llegada vió el cielo abierto, vislumbró luces de colores en todas las estancias. La armonía y el entendimiento eran la base y el sustento del lugar.
Pronto dióse cuenta, de que, tan solo era un escaparate todo aquello, poco a poco fué descorriendo las cortinas para ver la realidad que se ocultaba tras ellas.
Dolor, mucho solor sintió su corazón. Entregó todo lo que poseía durante el tiempo allí vivido.
Nada se llevaba, no podía quedarse un día más entre aquellas paredes, se sentiría atrapada de por vida.
La hermosa melodía que sonaba de fondo en el lugar no hacía más que envolverla, atraerla, atraparla entre sus notas y apoderarse de su mente.
Haciendo uso de una fuerza de voluntad inimaginable, tomó su bolso y sin volver la vista atrás, salió rumbo a otro destino.
Un golpe de aire fresco heló unas lágrimas que danzando presurosas, rodaban por sus mejillas.
Y se marchó...
Y a su barco le llamó LIBERTAD.
(Wersi)

sábado, 5 de enero de 2013

La estación


El andén de la estación de trenes estaba desierto. Allí solamente estaba ella, andando de un lado para otro esperando. Iba envuelta en un abrigo gris y por debajo asomaba una falda recta, también gris. El eco de sus tacones resonaba en la estación vacía.
Ella miraba de vez en cuando a su alrededor, expectante, pero con disimulo. De pronto, se oyó el eco de un tren. El tren apareció y se detuvo justo a su lado. Volvió a mirar por última vez y de pronto de sus ojos surgió una sola lágrima, que cayó por su mejilla y fue a dar a la solapa de su abrigo. Entonces, como si hubiera tomado una decisión, se giró y subió al tren. Al cabo de unos minutos el tren arrancó y desapareció en el horizonte.
La estación se quedó completamente vacía. Sólo yo, que había observado a aquella mujer quedé allí, preguntándome a quien había estado esperando. Hasta que apareció un hombre con una gabardina y un sombrero en la mano que cuando vio la estación desierta se llevó las manos a la cabeza y se quedó parado en mitad del andén mirando el vacío.

Hijos de "Papá"..o hijos de sus padres.




No suelo comprar la prensa rosa o del corazón como se le llama , la verdad no entiendo el porqué. Mientras esperaba una visita médica en la sala de espera me entretuve con una de ellas, me llamó la atención una entrevista que le hacían a una de las muchas hijas de famosos y ricos, la chica en cuestión es hija de una porcelanosa. Contaba que se había emancipado como todas las chicas de su edad...será las que puedan ...ha alquilado un apartamento en París; "es una cucada" , su propietaria anterior fue una ministra francesa ...categoría que tiene una .
Lo hizo ella solita sin decir nada a sus papis ni a su novio, quería darles una sorpresa ...lista que es la niña , ya pude ir sola por la vida...¡¡Oh ¡¡ fíjate se va a París para aprender el idioma y hacer unos cursos de cocina que se le  da muy bien la cosa, aunque reconoce no saber freir ni un huevo  ¿....? .
Los cursos de cocina los sigue on line, le gusta horrores navegar por la red, sigue las clases de cocina y si algo de lo que explican lo ve interesante baja corriendo a la cocina y se pone a practicar como una posesa , lo encuentra maravilloso.
A la pregunta de como llega a fin de mes responde que como cualquier ser humano ...¿ de qué planeta ?...porque todos los seres humanos no tienen la oportunidad de alquilar un apartamento en París en una de las mejores zonas residenciales..., fíjate que se quería comprar un colchón y tuvo que hacer números ...la mayoría de los mortales hace números para comprar una barra de pan ...claro eso de vivir sola impone , se quita de caprichitos y si ha de trabajar más pues ¡a trabajar se ha dicho! eso si , de diseñadora en una firma de ropa de marca ...es un reto personal ...muchas jóvenes de a pié tienen como reto personal el que le hagan un contrato fijo en cualquier super de cajeras o reponedoras o en el trabajo que sea pero trabajo al fin y al cabo ...¡¡ ah ¡¡ y que lee el cuore como todas las chicas de su edad.
A esta chica la quería ver yo con 550 € al mes que es lo que cobran la mayoría de las chicas de su edad que tienen la suerte de trabajar... a ver si se compraba el colchón o no.

miércoles, 2 de enero de 2013

Cada mañana



Amanece y voy corriendo,
estás llamando a mi puerta,
con alegría la abro y....ahí,
ahí estás tú,
medio dormido, todavía es temprano,
Tú me saludas, Yo te saludo,
nos saludamos, el primer acto del día,
tan sencillo...tan deseado.
-Wersi-